Bingo! nueva adicción del siglo 21

El Bingo, refugio de una masa anestesiada

Verdadera adicción de este siglo, las maquinitas tragabilletes facturan millones. La gente se hace pis y caca encima para no perder su lugar. Si bien el lema de los dueños es ‘al único que hay que cuidar es al apostador’, dentro de los bingos también se muere gente. Mar del Plata, con cuatro salas, no es la excepción en este fabuloso negocio que está netamente vinculado al poder político.

Por Alexis Socco

bingou2“Cuanto más apostás, más ganas”, es el lema de los bingos. Hay cámaras por todos lados controlando lo que sucede en la sala. En un bingo siempre es “sábado a la noche”: no hay ninguna ventana y la razón es que la gente tiene menos vergüenza al entrar y jugar, ya que siempre está oscuro. Cada vez hay más  ludópatas, adictos al juego que no pueden parar de jugar a las maquinitas antes conocidas como tragamonedas, hoy tragabilletes. Si bien lo de “jugar compulsivamente es perjudicial para la salud” lo conocen todos, pocos siguen el consejo. Para los empresarios, un bingo también es una buena oportunidad para blanquear dinero que proviene de orígenes dudosos.

En Mar del Plata existen cuatro bingos: Bingo Mar, en Entre Ríos y Bolívar; Bingo Sol, en Independencia entre Rivadavia y San Martin; Bingo Peatonal, en San Martin 2460 y Bingo Puerto, en Edison 477. El gerente de las cuatro salas es Jorge Bosco, ex presidente de la Liga Marplatense de Fútbol y hombre fuerte en la AFA. Las cuatro pertenecen a Intermar Bingo SA, que es parte del grupo español Codere, que en Argentina posee 14 salas. El Bingo además es socio de Lotería de la Provincia de Buenos Aires, que es el organismo que controla lo que el bingo paga: todas las máquinas están online y Lotería realiza un informe de todo lo que hace cada máquina -cuándo se abrió y cuándo se cerró, qué tipo de billetes entraron-. Vendría a ser como la Afip cuando controla a una caja registradora. ¿Entra mucho dinero al bingo? Muchísimo. La entrada diaria bruta de dinero en el verano del Bingo Sol –el que más factura- fue de 2 millones y medio de pesos. ¿Cuánto le queda al bingo? Aproximadamente un 10%: 250 mil pesos diarios. Porque lo que gana el bingo es un porcentaje de la ganancia bruta: ese porcentaje de devolución es el 90%, es decir que si una persona juega 100 pesos, el bingo gana 10. Hay un tope de premios de 100 mil pesos por cada maquinita; si la cifra es mayor, es un error de la máquina. No hay cajeros automáticos para que la gente pueda retirar su dinero en los bingos marplatenses, como sí sucede en muchas salas de Buenos Aires. Por ley, debe haber un empleado por cada máquina en cada sala. Entre los cuatro bingos de Mar del Plata, hay unos 600 empleados. También por regla, un bingo no puede estar a menos de 300 metros de un centro cultural o de un centro educativo. Un jardín de infantes pegado al Bingo Sol impedía abrir las puertas de la sala por la calle Catamarca. ¿Qué hicieron? Sin dudarlo, compraron el jardín de infantes.

 Se hacen encima

El target de público que juega en el bingo es de nivel social medio o bajo, y si bien antes predominaba la tercera edad, esta tendencia se está revirtiendo en los últimos años. La sala de bingo propiamente dicha es más social, son los mismos jubilados que antes jugaban a la canasta y ahora lo hacen, por ejemplo, en el segundo piso de la sala Bingo Sol. Pero el nivel de entrada del juego de bingo es muy bajo: las maquinitas facturan el 95% del total. Los bingos cierran a las 5 y media de la mañana y abren a las 8. En esas dos horas y media, se cuenta el dinero recaudado en el día. Mientras, a las 7 y media ya hay gente haciendo cola esperando que abran.

En los bingos pasan cosas extrañas: mucha gente se hace pis y caca encima para no perder su lugar en la máquina. Empleados de las cuatro salas marplatenses corroboran esta particularidad; incluso, muchas mujeres se indisponen a la vista de todos. También, dentro del bingo se muere gente. ¿Qué se hace en un caso así? Los empleados tapan al difunto con un biombo y se sigue jugando. “Por lo general se mueren de paros cardiorrespiratorios, es gente que ya se sabe que está enferma, es viciosa, los familiares lo admiten y se resignan”, dice un empleado que prefiere resguardar su identidad. Hablando de empleados, hay bastante malestar con la gerencia: si bien los sueldos son buenos  -aproximadamente 8 mil pesos mensuales para cada asalariado de turno completo- muchos se quejan del maltrato laboral que sufren. “Hay muchas irregularidades” -comenta uno de ellos que fue delegado sindical-. “Si echan a alguien el sindicato no se mete, nunca reincorporan a nadie, y la gente de mantenimiento no cumple el convenio colectivo de trabajo”. El Sindicato de los Trabajadores de Juegos de Azar es ‘Aleara’, un término latino que viene de Alea (azar) y la sigla R.A de la República Argentina. “Hay mucha rotación de personal, no les conviene tener empleados que tengan más de 5 años de antigüedad porque justamente cobran el doble por antigüedad a partir del quinto año”, especifica Pablo, un ex trabajador.

La mayoría del personal de las salas del bingo tiene entre 20 y 28 años, es gente joven que gana un buen dinero –si comparamos lo que se paga de sueldos en Mar del Plata a empleados de comercio- y muchos de ellos buscan alquilar su alojamiento muy cerca del bingo. No tanto por comodidad, sino porque las llegadas tarde son causas general de despido. “Ahora se echa a muchos con causa para que vayan a juicio o para que arreglen”. Los que están bajo la modalidad full time trabajan 7 horas y media y tienen un mini recreo de 5 minutos. Allí les dan un vaso de café con leche y tres galletitas marca Pitusas. En los grupos privados de Facebook que abrieron los empleados, las Pitusas son uno de los mayores objetos de chistes entre ellos. “El dueño te dice que al único que hay que cuidar es al que juega y que todos nosotros somos prescindibles; tiene razón, lo que hay que hacer adentro del bingo no es ninguna ciencia”.

Esta nota está publicada en el Nº 5 de Nuez Moscada
http://issuu.com/nuezmoscada/docs/nuezmoscada5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s